domingo

Fomentar la Lectura a los más Pequeños

A continuación te damos varias sugerencias que podrán ayudarte a fomentar en tu hijo el hábito de la lectura.

  • Lee en voz alta a tus hijos durante 20 minutos al día. Al leer el libro en el que la impresión de las palabras es grande, puedes irles indicando con el dedo palabra por palabra, para que vea lo que se está leyendo. Esto ayudará al niño a aprender que la lectura va de izquierda a derecha y a comprender que la palabra que emite es la palabra que se está leyendo.
  • Los primeros días, intenta que los niños identifiquen las figuras, más adelante las letras y por último las palabras, para que vayan familiarizándose con el lenguaje.
  • Lee a tu hijo su libro favorito una y otra vez. Si es posible, léele muchas historias con palabras que rimen y líneas repetidas para que el aprendizaje sea más sencillo. Pero no hagas de la lectura una actividad monótona. Detén la lectura de vez en cuando y pregúntale a tu hijo acerca de las imágenes y sobre lo que está sucediendo en la historia. Esto ayudará a mantener el interés del niño en lo que estás leyendo.
  • Cuando hables con tus hijos durante el día, hazlo con frases sencillas y cortas. Esto les ayudará cuando empiecen a escribir y a leer, ya que cuando se inician en el hábito de la escritura, tienden a hacerlo desde la repetición.
  • Intenta que tus hijos lean por su cuenta. Además recuerde que si un niño lee en casa, estará más preparado para afrontar la escuela.
  • Haz que tus hijos sean miembros de la biblioteca. Esto les hará sentir importantes ya que tendrán autoridad para elegir aquello que desean leer, lo cual les aumentará la confianza en sí mismos.
  • Ayuda a que tu hijo vea que la lectura es importante. Asegúrate de que tus hijos tendrán tiempo para leer.
  • Crea un área de lectura en tu casa para tus hijos y mantén los libros que les interesan en los lugares en los que puedan llegar fácilmente a ellos. Asegúrate de ir añadiendo libros infantiles a su colección.
  • Aprender a leer está directamente relacionado con la actividad de escribir. Es muy probable que un niño sienta deseos de escribir las palabras que escucha. Por eso, deja siempre a mano papeles y bolígrafos en los que puedan plasmar sus palabras.
  • Lee y escribe con tus hijos en su idioma nativo. Practicar su primera lengua ayuda a que tus hijos aprendan a leer y escribir con mayor facilidad.
  • Pregúntale a tu hijo acerca de las situaciones cotidianas. Cuando los niños hablan de lo que les ha sucedido, deberán pensar en ello e hilvanar una historia. Con ese simple ejercicio aprenden la manera en que se escriben los relatos que después escucharán.
  • Limita la cantidad de televisión que ven tus hijos.
  • Lleva un registro de los progresos de tus hijos en la escuela. Presta atención si se observan mejorías después de unos meses de lectura en voz alta.

Con ideas simples como leer en voz alta a tus niños, ofrecerles libros y revistas de materiales coloridos, y promoviendo actitudes positivas sobre la lectura y la escritura, puedes tener un importante impacto en que tu hijo se aficione a la lectura y extraiga de ella un sinfín de beneficios.